Salvemos el campo colombiano

En medio de la crisis nacional que vive nuestro país, el sector agropecuario ha expresado la crítica situación que tiene que vivir por el elevado costo de los agroinsumos.

Es por esto que le solicitamos al Gobierno Nacional y al Ministerio de Agricultura que establezca una política de Estado para el control de estos precios y que además establezca un subsidio especial para los principales insumos agropecuarios.

Insumos como fertilizantes, enmiendas, acondicionadores de suelo, entre otros, han subido su valor hasta en un 40% y como si fuera poco, su precio no es estándar en todo el territorio nacional. Solo por citar un ejemplo, el fertilizante Fosfato Diamónico se consigue en Tolima en un precio promedio de $97.575 – $101.600 pesos, en el Huila y el Cauca puede oscilar entre los $106.801-$121.667 pesos, pero en Nariño el valor del bulto está entre $114.334- $138.600 pesos.

No olvidemos que Colombia es un país agrícola y que en medio de la pandemia fue este sector el único que generó un crecimiento positivo, dinamizando la economía. Ahora, no podemos darles la espalda.